Junio, 2019.

Agenda 2030 CoPPA

En septiembre de 2015, la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, estableciendo los retos globales y las líneas estratégicas de la organización para los próximos 15 años, vinculando a todos los niveles de gobierno interno de los países miembros para incorporarlo en sus políticas a largo plazo. Este documento, que se estructura en base a 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), establece un marco de políticas para mejorar la calidad de vida de las personas y la preservación del medio ambiente.

Sant Cugat del Vallès ha sido históricamente una ciudad pionera en la incorporación de las agendas internacionales en sus políticas municipales, con amplia experiencia desde la Agenda 21 (Cumbre de la Tierra, 1992).

En esta línea de trabajo, el pasado mes de febrero, el Ayuntamiento inició un proceso participativo abierto, organizando tres talleres para la elaboración de una propuesta de implementación de la Agenda 2030 a nivel municipal, partiendo de la identificación de 4 ODS para trabajar prioritariamente a lo largo del 2019: Equidad de género (ODS 5), Producción y consumo responsable (ODS 12), Energía limpia y segura (ODS 7) y Acción climática (ODS 13).

CoPPA participó activamente en el taller de Equidad de género, aportando propuestas que tuvieron una excelente acogida tanto por el resto de asistentes como por los técnicos del consistorio, y que han sido recogidas en el documento final.

Propuestas de CoPPA:

1.- Garantizar un acompañamiento efectivo a las víctimas de violencia de género a lo largo de todo el proceso, desde la fase previa de atención y consulta, hasta la interposición de denuncia y la finalización del procedimiento

La experiencia de nuestros expertos constata que muchas mujeres, aún habiendo denunciado a sus agresores, no llegan a mantenerse en el procedimiento judicial, resultando para ellas un esfuerzo difícil ratificar su denuncia y sostener su posición a la espera de la conclusión de un proceso que, por razones ajenas a ellas mismas, suele ser largo. De este modo, es frecuente que, tras la interposición de una denuncia, esta no se ratifique en sede judicial o que, en caso de ratificarse, al llegar la fecha de juicio y debido a la dilatación del proceso, la víctima, sin soporte familiar o emocional suficiente a lo largo de ese periodo, haya retomado la relación con su agresor, perpetuándose la situación de maltrato, que puede llegar a normalizarse, con los consiguientes riesgos para la víctima.

Este fenómeno se produce especialmente en aquellos casos en los que hay una carencia de apoyo emocional y acompañamiento en el entorno personal o familiar de la mujer, ya sea por ausencia de familiares o de entendimiento con los mismos, por situaciones de aislamiento personal o social, indefensión económica, o por factores socioculturales que tienden a inducir sentimientos contradictorios en la víctima, impulsándola a perdonar al agresor.

Pese a que la Administración dispone de mecanismos de acompañamiento a estas mujeres a diferentes niveles, el desconocimiento acerca de los mismos hace que muchas veces no lleguen a utilizarse, pese a ser necesarios.

En este sentido, para la canalización de este problema, nos hemos querido centrar en el papel del letrado especialista en violencia de género, que con frecuencia es el único referente con el que, inicialmente, se encuentra la víctima. Si bien este profesional, por las limitaciones propias de sus funciones, no puede abarcar de manera directa el acompañamiento y soporte emocional que requiere su clienta, entendemos que estando debidamente informado, podrá redirigir a la misma, según sus necesidades, a servicios específicos que se ofrecen con recursos públicos, de manera que esta encuentre el complemento emocional y soporte necesario para afrontar el procedimiento y consolidar su recuperación.

Así, entendemos que resulta imprescindible la implicación directa de las Comisiones o Secciones relacionadas con esta materia en los Colegios de Abogados (Turno de Oficio, Igualdad, etc.), para que en el seno de sus competencias, gestionen el deber de mayor implicación de los letrados ejercientes en violencia de género, para que en su labor no se limiten únicamente a las cuestiones de índole procesal, sino que extiendan la atención a las víctimas considerando la excepcionalidad de la situación de cada una de ellas, facilitándoles la información necesaria para que, por sí mismas, puedan activar otros servicios profesionales y de acompañamiento, a efectos de mantenerse en las acciones iniciadas hasta la finalización de cada procedimiento y su total recuperación.

Se realiza esta propuesta pensando, especialmente, en aquellos casos no iniciados por intervención de los servicios sociales municipales, que normalmente ya mantienen una continuidad en el seguimiento de la víctima, sino que se hayan iniciado por denuncia, ya sea de la víctima o por atestado policial, y en los que el asunto haya llegado a judicializarse de manera directa.

2.- Creación del Observatorio de Género

Partimos de un momento social de toma de conciencia feminista, que desde el ámbito municipal no puede ignorarse. Cada vez tienen más repercusión los sucesos graves y cotidianos, en los que se constata la institucionalización de la supremacía de un género (el masculino) sobre los demás. Frente a ello, es innegable el crecimiento de una corriente reactiva contra la banalización de los problemas de las mujeres y otros colectivos que sufren discriminación por razón de género.

En este contexto, proponemos la creación de un Observatorio de Género, impulsado por el Ayuntamiento en colaboración con CoPPA y otras entidades sociales vinculadas a esta materia. Este organismo debería dotarse de amplias facultades de investigación, para facilitar el diseño de políticas públicas específicas y la creación de protocolos de actuación en supuestos concretos, garantizando así la gestión de una respuesta eficaz a las problemáticas subyacentes en este terreno.

Teniendo en cuenta la reciente creación por la Generalitat de Catalunya del Observatorio de la Violencia Machista, que pretende recabar datos a nivel autonómico y estudiar, entre otros factores, la respuesta judicial que se está dando en los supuestos de violencia de género, consideramos que puede ser de gran utilidad establecer mecanismos de intercambio de información con el Observatorio de Género a nivel municipal.

Asimismo, el Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa es otro de los agentes que puede tener un papel activo en el desarrollo del Observatorio de Género, a través de las estadísticas que puedan aportar los letrados ejercientes en este turno de oficio especial.

Por parte de CoPPA, a través de nuestros miembros expertos, tanto en la vertiente clínica sobre el estudio de los efectos de la violencia de género en las víctimas, como con el apoyo de nuestro equipo de juristas especialistas en la materia a nivel internacional, nos hemos ofrecido a contribuir en este proyecto mediante la aportación de medios, en cuanto a la elaboración de estudios estadísticos, a efectos de determinar los subtipos de violencia de género mas frecuentes en el municipio (incluyendo la que se dirige al entorno de la víctima para dañarla de manera indirecta: sobre hijos menores, personas mayores, animales de compañía, etc.). En una segunda etapa, una vez determinados los resultados de este estudio, proponemos elaborar el diseño de protocolos de respuesta específica ante los diferentes supuestos, tarea para la que también ponemos a disposición del consistorio la experiencia de nuestro equipo multidisciplinar.

Una vez en funcionamiento el Observatorio de Género, este debería llevar a cabo un trabajo constante de investigación, fácilmente ejecutable mediante la introducción de preguntas relacionadas con la detección y evolución de las situaciones de violencia de género e interrelacionada, contextualizada en las diferentes fases por las que ha de pasar la víctima hasta la superación del problema, estabilización emocional, o reeducación según el caso.

El objetivo final de este Observatorio, sería la consecución de las metas de plena igualdad e integración de la perspectiva de género en todos los ámbitos sociales e institucionales, sin perjuicio de que, en función de los resultados que se vayan obteniendo, y valorando la progresión de los avances en el ámbito local, sea necesario mantener una línea de estudio y acción a más largo plazo.

3.- Referentes de Género en los Consejos Escolares

Los ciudadanos y entidades participantes en los talleres realizaron numerosas propuestas para llevar a cabo en el ámbito de la educación, basadas en la necesidad de coordinación de la red de Consejos Escolares, y en un trabajo transversal con las AMPA, con el objetivo de incluir la perspectiva de género en la educación y llevar a cabo un Plan de Igualdad.

Desde CoPPA, concretamos una propuesta a nivel municipal, sobre la política de uniformes de los centros escolares, a efectos de que pueda garantizarse según la preferencia de alumnas y alumnos, la libertad de elección de uniforme masculino o femenino, con independencia del sexo. En la misma línea, pusimos de manifiesto la consideración de que el patrón de costura de los uniformes debe tener en cuenta el cuerpo femenino o masculino, es decir, en caso de uniforme de pantalón (hasta ahora masculino) cuando sea solicitado por una alumna, esta pueda escoger entre un patrón de pantalón de corte y tallaje femenino (esto es, en consideración a la forma del cuerpo de la mujer, no recto sino observando la forma más curvada) y no necesariamente tenga que optar por el corte recto masculino.

En esta misma línea de respeto a la identidad de género en el ámbito escolar, formulamos una propuesta concreta dentro del decálogo de las funciones correspondientes a los referentes de igualdad en los consejos escolares, consistente en que se trabaje la detección y acompañamiento a menores transgénero, de cualquier edad, proporcionándoles orientación y apoyo a nivel psicológico, llevando a cabo su acompañamiento a todos los niveles, trabajando paralelamente con el resto de compañeros de clase a efectos de garantizar la normal convivencia y aceptación de la circunstancia del compañero o compañera, así como, en su caso, activar un contacto de orientación a la familia cuando sea necesario.

Ante el interés despertado entre los asistentes por el resultado de las propuestas realizadas durante el desarrollo de los talleres, el Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès ha elaborado un documento donde pueden consultarse íntegramente.

Desde CoPPA, valoramos muy positivamente tanto la iniciativa del consistorio como el resultado en la participación ciudadana y del resto de entidades, debiendo concluirse de todo ello que es creciente la sensibilidad de la consciencia social en relación al tratamiento de la perspectiva de género, y es común el consenso sobre la necesidad de llevar a cabo políticas públicas encaminadas a la aplicación de medidas efectivas para equilibrar la situación de desigualdad.

Ahora, tras la publicación del documento resultante de los talleres realizados, estamos a la espera de que el Consistorio concrete el recorrido de las medidas propuestas, dándose inicio al trabajo intersectorial que debiera conducir a su materialización.

Maria José Mata, Abogada de CoPPA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies