Septiembre, 2021.

  • El maltrato habitual vulnera la pacífica convivencia entre personas vinculadas por lazos familiares o por estrechas relaciones de afecto o convivencia.

El maltrato habitual está penado en la ley española por el artículo 173.2 del Código Penal, dentro del apartado dedicado a las torturas y otros delitos contra la integridad moral. Y es que lo que afecta este hecho delictivo es la dignidad, que se ve menoscabada cuando el perpetrador genera un clima de «convivencia insoportable para la víctima, la cual vive y respira en una situación de miedo, depresión y ansiedad, temiendo incluso por su vida«.

Según destacan los magistrados del Tribunal Supremo en una sentencia reciente, este puede ser un delito difícil de identificar por la propia persona que lo sufre, quien «no es consciente de que esté siendo victimizada, debido a la dominación y sometimiento psicológico ejercido por el autor«. Esto también suele provocar un retraso en la denuncia del delito, que «en ningún caso puede ser tenido en cuenta para minimizar la credibilidad de la declaración de la víctima«.

En su sentencia, el Tribunal expone un total de 27 reglas de este delito, que se pueden consultar aquí.