Junio, 2020.

El condenado se había hecho pasar por mujer en la red social Tuenti y había obtenido vídeos sexuales de una niña de 12 años de edad mediante intimidación y amenazas.

El Tribunal Supremo ha aumentado la condena de 2 años y 9 meses a 5 años y cuatro meses por agresión sexual, y no solo por un delito de corrupción de menores como había determinado la Audiencia Provincial de Valencia.

El Supremo ha fallado, en una sentencia relevante, que el delito de agresión sexual no requiere que el agresor realice los actos de manera física y directa sobre la víctima. «La distancia física no desnaturaliza los requisitos de la agresión sexual puesto que mediante intimidación se atenta contra la libertad sexual de la víctima en un escenario, el de las redes sociales, con mayor impacto nocivo y duradero«, se señala en RTVE.

El magistrado Javier Hernández García pone también el foco en la dimensión social de las redes, especialmente para niñas, niños y adolescentes. «La inmersión en entornos virtuales se convierte en una norma de socialización, pero también, en cierto sentido, de percepción de la propia realidad. A medida que el usuario se sumerge en la realidad virtual, según la sentencia, esta acaba convirtiéndose en una decisiva referencia, desplazando a la propia realidad«. (Noticias Jurídicas).

Economist & Jurist: La obtención de vídeos sexuales de una menor bajo intimidación en las redes sociales será considerado agresión sexual.