Junio, 2021.

Tras dos décadas de estancamiento, el trabajo infantil ha aumentado en Latinoamérica como consecuencia de la pandemia por Covid-19, alertan desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Unicef en el informe «Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir».

En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, las entidades señalan que la pérdida de empleos de muchas familias durante el primer año de la pandemia, así como los cierres de las escuelas, ha provocado un crecimiento del trabajo infantil. 160 millones de niños y niñas se ven obligados a trabajar en el mundo, 8,2 millones de ellos en Latinoamérica y en el Caribe, una cifra que ha crecido por primera vez en los últimos 20 años.

En el informe se destaca también un aumento sustancial de la cantidad de niños de 5 a 11 años que trabajan, y que actualmente representan algo más de la mitad de todos los casos de trabajo infantil a escala mundial. La cantidad de niños de 5 a 17 años que realizan un trabajo peligroso (todo trabajo susceptible de mermar su salud, seguridad o moral), ha aumentado en 6,5 millones desde 2016, hasta alcanzar 79 millones.

Ambas organizaciones reclaman en su informe que los Gobiernos pasen a la acción y destacan los roles de los sistemas de salud y educativos de cada país, así como la necesidad de coordinar los servicios de protección social.

La pandemia puede revertir la disminución del trabajo infantil en Latinoamérica, alerta la ONU