La psicóloga del hospital San Gabriel, Lorena Alarcón, indicó que el maltrato repercute en nuevas generaciones, debido a que el niño que ha sido víctima, sino es tratado a tiempo, cuando crece reproduce todo lo que vivió, tornándose violento, difunde violencia contra su familia, amigos y en especial con su pareja.
“Si hay trato en forma negativa en psicología hacia el niño, hombre, mujer o cualquier persona, con el tiempo trae consecuencias a largo plazo, consecuencias con la autoestima de la persona, relacionamiento social, auto percepción”, detalló.
Los tipos de maltrato pueden ser físicos, sexuales o emocionales. Se debe tomar en cuenta que el maltrato no es solo golpear, sino implica insultar, hablar mal, ignorar a las personas, negligencia en cuanto a la higiene de niños y hogar, responder de mala forma, y otros, detalló.
Según reportes de las defensorías de la niñez y adolescencia en nuestro país, el 89,5% de los maltratos a niños se producen en la familia. Los padres de familia son los principales agresores sumando un 77%, ya que en 44,7% de los casos, el agresor es el padre del menor, en 32,9 % es la madre y en 2% el padrastro.

Resulta alarmante que aproximadamente tres de cada cuatro niños que sufren abusos, reciban malos tratos de las personas que debieran proporcionarle un hogar seguro y ser sus principales modelos a imitar. Gaia/Noticia.

Fuente: http://laestrelladeloriente.com/noticia_completa.php?idcat=25&idnoticia=37458&fecha=2012-10-20