Las mujeres son el sector de la población más vulnerable al desplazamiento y quienes más padecen violencia por parte de las organizaciones delictivas, al ser violadas, usadas o vendidas por los criminales, aseguró Ligia Fanny Naranjo Ramírez, docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Relató que este género es «revictimizado» tanto social, económica, política y culturalmente, ya que además de ver morir a su familia, son ultrajadas y utilizadas como mulas para pasar droga, o comercializadas por tratantes, tal como ocurre en Colombia.

«No sólo se ven obligadas a irse de su casa, a abandonar sus tierras, sus pertenencias, o su tejido social, sino que son violadas además. Eso es lo más grave que tenemos en este momento, porque no basta con perseguirlas, amenazarlas, torturarlas, sino son violadas sexualmente también, y esto es de lo más grave que se le puede hacer a la mujer», manifestó.

La especialista en estudios latinoamericanos indicó que ser bonita y joven es una de las características principales de las que sufren este problema. Esta virtud -dijo- puede acabar con su vida o su libertad.

«Ellas vienen a engrosar las filas de la gente que está en la cárcel, pagando una condena por ser mula, por pasar drogas», dijo.

Indicó que al tomar las cápsulas a través de las cuales se lleva la droga, la joven corre el riesgo de contraer una enfermedad o incluso perder la vida, ya que después de 72 horas estas píldoras revientan en el intestino: «Así es como se detienen a las mulas, ya que al desmayarse, ellas necesitan con urgencia servicio médico», explicó.

Por otra parte, lamentó que al igual que en México, en Colombia, el narcotráfico aún es el dolor de cabeza: «No es que se haya logrado salir de eso, aparentemente hay una calma, pareciera que la situación ha disminuido, pero no, sólo que hemos reconocido la existencia de los problemas, que era algo que se negaba con anterioridad», aseguró.(S)

 

Fuente: http://www.oem.com.mx/elsoldeTOLUCA/notas/n2824738.htm