Octubre, 2018. Son numerosos los estudios que muestran la existencia de un vínculo entre el maltrato animal y otros tipos de violencia. El mundo jurídico, cada vez más receptivo a este tipo de evidencia, requiere de información rigurosa desde colectivos de profesionales expertos, para que tanto las leyes como su aplicación puedan adecuarse al conocimiento científico y a la experiencia de las víctimas y de aquellos que trabajan con ellas.

El Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, bajo la excelente organización y moderación de Amparo Requena, presidenta de la Sección de Derecho Animal, fue el pasado 3 y 4 de octubre escenario de unas jornadas relevantes, tanto por el contenido de sus ponencias como por lo que suponen de colaboración interdisciplinar entre los diferentes profesionales, responsables de garantizar una protección más eficaz a las personas y colectivos en situación de vulnerabilidad, así como a los animales, en los contextos donde el maltrato animal es utilizado como herramienta para victimizar y coaccionar a humanos.

Lorena Manrique, delegada de CoPPA

La psicóloga forense Lorena Manrique, delegada de CoPPA especializada en trabajos con víctimas de violencia doméstica y maltrato infantil, recogió en su exposición resultados de estudios científicos, casos ocurridos recientemente en nuestro país y experiencias de su práctica diaria, que muestran como el maltrato animal puede ser en sí mismo una forma de violencia hacia humanos con repercusiones muy nocivas para todos los afectados. Concluyó su exposición con los requerimientos propuestos por CoPPA para una mayor prevención y protección de humanos y animales.

María González Lacabez, asesora jurídica de CoPPA

La asesora jurídica de nuestro colectivo, María González Lacabex, expuso en su ponencia diversas lagunas detectadas en el ordenamiento jurídico actual a la hora de considerar y abordar el vínculo existente entre estas dos formas de violencia, insistiendo en la importancia de considerar el maltrato animal como una expresión más de violencia, que también puede ser utilizada contra seres humanos.

La jurista indicó algunos ejemplos de disposiciones administrativas y penales en las que de alguna manera empieza a integrarse esta consideración y explicó varias de las propuestas legislativas presentadas por CoPPA para dar respuesta a los vacíos legales existentes y contribuir a que esta perspectiva vaya integrándose en futuras medidas, poniendo énfasis en la necesidad e importancia de la intervención de todos los operadores implicados, no sólo profesionales del Derecho y la Justicia, sino también de otros campos, como la intervención social o la veterinaria.

Emiliano Borja y Amparo Requena

Por otra parte, el catedrático de Derecho Penal en la Universidad de Valencia Emiliano Borja, desgranó en una emotiva exposición los criterios que la ley emplea para la consideración de alguien como «víctima», aplicando cada uno de ellos a su perra guía Laska – también presente en la sala. A través de ejemplos de su convivencia con el animal, llegaba a la conclusión de que Laska cumple con cada uno de esos requisitos, pudiendo ser entonces considerada como víctima y aportando interesantes argumentos para la reflexión.

Pilar de Lara

En el segundo día de ponencias, la Jueza de Instrucción de Lugo Pilar de Lara, miembro experto de INTERcids, resaltó la importancia que tiene para los jueces obtener información rigurosa y lo esencial que es el avance hacia una normativa más clara que pueda atender los casos de violencia concurrente hacia humanos y animales.

Pilar de Lara expuso también algunas limitaciones a las que se enfrentan los jueces en su ejercicio, ilustrando esas dificultades con ejemplos de jurisprudencia de casos de violencia interrelacionada. La jueza presentó también jurisprudencia que refleja la penalización de las agresiones cometidas hacia ambas víctimas, como en los casos en los que concurre el maltrato psicológico a una víctima de violencia de género y el maltrato físico a un animal.

Eduardo Olmedo y Amparo Requena

El Fiscal de Medio Ambiente de Valencia, Eduardo Olmedo, miembro experto de INTERcids, analizó la positiva evolución de las estadísticas de casos y sentencias dictadas por maltrato animal, poniendo el acento en señalar herramientas que ya tenemos a nuestra disposición como por ejemplo la imposición de penas que incluyan programas formativos o trabajos en beneficio de la comunidad. Asimismo, ilustró su ponencia con casos extraídos de su propio ejercicio, en los que el vínculo entre la violencia interpersonal y el maltrato animal se hacía patente.

Pedro Moratalla y Amparo Requena

Poniendo fin a las jornadas, el agente de Policía Local de Castellón Pedro Moratalla, miembro experto de INTERcids, compartió con los asistentes su experiencia como responsable de la UPROMA, Unidad de Protección Medioambiental de Castellón, en la gestión de casos en los que se ejercía violencia conjunta hacia humanos y animales, insistiendo en la importancia de la colaboración ciudadana y en la implicación de administraciones y profesionales de las diferentes disciplinas para detectar y prevenir este tipo de delitos.

Desde CoPPA queremos agradecer y felicitar por esta iniciativa a Amparo Requena y a la Comisión de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia. Estamos convencidos de que abrir espacios para la reflexión contribuirá a la creación de una sociedad más ética, más justa y más segura para todos.

Todas las imágenes son propiedad de CoPPA.