Mayo, 2019.

El agresor es detenido por la policía

Israel V.G. en un momento de su detención. Foto cedida por la Guardia Civil

  • Se trata de un caso que vuelve a poner de relieve la importancia de tener en cuenta el estrecho vínculo existente entre el maltrato animal y la comisión de actos de violencia interpersonal.
  • El letrado Agustín Mansilla, delegado de nuestro colectivo en España, fue el responsable de la dirección técnica de la acusación popular que se ejerció por la asociación ADANA Badajoz, con la colaboración de CoPPA.

Israel V.G. se encuentra actualmente cumpliendo condena de 5 años en un centro de desintoxicación por dejar a su padre gravemente herido tras intentar acabar con su vida, así como por disparar con una carabina contra dos personas que trataron de auxiliarle. Los hechos ocurrieron en La Codosera, Badajoz, en julio de 2017.

Este no había sido el primer delito violento del agresor. Tres años antes, en junio de 2014, Israel fue detenido por acabar de forma cruel con la vida de dos perros, a los que mató disparándoles flechas y asestándoles varios machetazos. En aquel momento, la policía encontró en la tienda de campaña donde vivía un arsenal de pistolas de aire comprimido, una escopeta, un rifle, munición, un arco con un centenar de flechas, silenciadores y machetes.

La violencia y la crueldad exhibidas por Israel hacia los animales, el carácter directo de estas agresiones hacia los perros, junto al consenso que existe en la literatura científica respecto a la especial peligrosidad de estos agresores, también para los seres humanos, suscitaron la preocupación de algunos miembros de nuestro colectivo. Por ese motivo, el abogado y criminólogo Agustín Mansilla, delegado de la Coordinadora en España, asumió, con el apoyo de CoPPA, la dirección técnica de la acusación popular en representación de la Asociación de Defensa de los Animales, ADANA.

Se trata de un caso que ejemplifica con crudeza lo que la investigación ha revelado en multitud de estudios: la existencia de un estrecho vínculo entre el maltrato a animales y los delitos de violencia hacia personas y la importancia de tener en cuenta dicha relación. Este suceso pone de manifiesto la necesidad de tomarse más en serio los delitos y las conductas que implican crueldad hacia los animales y las penas asociadas con estos, la importancia de implementar cambios legislativos que reflejen los conocimientos científicos sobre este este vínculo y la relevancia de poner en marcha políticas adecuadas de prevención.

En este sentido, los profesionales de CoPPA elaboran informes y propuestas legislativas que apoyan e inciden en aquellas iniciativas que puedan prevenir el abuso y el maltrato, tanto de seres humanos como de animales. Nuestro colectivo realiza asimismo investigaciones y pruebas periciales y ofrece soporte para los procesos jurídicos en estos casos penales.

Son numerosos los estudios que han revelado que el maltrato a los animales es un comportamiento asociado a la comisión de crímenes, y especialmente a los delitos de violencia interpersonal. En esta línea, diversas investigaciones independientes han concluido que los actos de maltrato animal son una expresión de comportamiento antisocial y un aspecto más de un repertorio multifacético de comportamientos delictivos.

De hecho, la investigación empírica sobre la coexistencia del maltrato animal con otras conductas agresivas ha demostrado asimismo una relación con comportamientos característicos de trastornos psicológicos y psicopatología, y los estudios etiológicos sugieren que las conductas de violencia hacia animales comparten varios factores de riesgo y las mismas vías de adquisición encontradas en otras conductas antisociales, tanto violentas como no violentas.

Este lamentable caso, en el que la violencia perpetrada contra los animales, así como los indicios de trastornos psíquicos y adicción a sustancias estupefacientes ya señalaban una destacada peligrosidad del agresor años antes de cometer el intento de asesinato contra su padre, ejemplifica la importancia de seguir trabajando en la línea de los objetivos de CoPPA: elevar la comprensión de la relación compleja entre la violencia interpersonal y el maltrato hacia animales, promover acciones que detengan el ciclo de la violencia y apoyar legislación y políticas públicas adecuadas a esta problemática.

Sobre la matanza de los dos animales: Detenido un vecino de La Codosera por matar a dos perros con flechas.

Sobre la agresión a su padre: Cinco años de prisión para el ‘Rambo de La Codosera’ por intentar matar a su padre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies