Diciembre, 2020.

  • El maltrato a terceras personas y/o animales del entorno de la víctima se han incorporado como indicadores de riesgo de violencia de género en el nuevo protocolo publicado por el Consejo Médico Forense. La Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos, CoPPA, felicita al Consejo por esta relevante inclusión.

El Ministerio de Justicia ha publicado recientemente el “Protocolo de valoración forense urgente del riesgo de violencia de género”, elaborado por el Comité Científico-Técnico del Consejo Médico Forense, y que actualiza el publicado en el año 2011, “con el fin de avanzar en cuestiones técnicas que permitieran mejorar la respuesta de la administración de justicia ante esta lacra social”.

El nuevo y revisado protocolo propone que, en la valoración forense del riesgo de violencia de género, se utilice la escala del ‘Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género’ de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior.

La inclusión de dicha escala ha supuesto que, entre los indicadores incorporados en este protocolo, como uno de los relativos a las “Características del agresor”, se haya incluido el siguiente: “Indicador 13. En el último año agrede físicamente a terceras personas y/o animales”. Este indicador incluye cualquier tipo de conducta que constituya una agresión física a terceras personas o animales, bien del entorno familiar o social de la pareja, bien en cualquier otro entorno.

Un indicador muy relevante que atiende a la realidad social

Conscientes de la enorme complejidad de la valoración forense del riesgo en casos de violencia de género, CoPPA ha querido destacar en una carta de felicitación dirigida al Consejo la relevancia que, para dicha valoración desde una perspectiva integral, tiene considerar también este indicador.

Por un lado, por contemplar la afección que sobre la situación de vulnerabilidad de la persona tiene el hecho de que terceras personas de su entorno cercano (hijas o hijos, personas a su cargo, familiares u otros) puedan ser también agredidas. Y por otro, porque este indicador atiende a la realidad de la generalizada convivencia con animales de compañía en nuestra sociedad, y al reconocimiento que, tanto a nivel científico, como en el ámbito policial, forense, judicial y legislativo, recibe la utilización de animales como medio para victimizar a seres humanos.

Tal como señala la presidenta del Consejo Médico Forense en el prólogo: “Es necesario impulsar la solicitud de estas valoraciones del riesgo por parte de las autoridades judiciales y del Ministerio Fiscal, por lo que esperamos que esta nueva herramienta cuente con la correspondiente difusión y la necesaria formación entre todos los operadores (jueces, magistrados, fiscales y profesionales de los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses) animen a su petición y, con ello, a la mejora de la protección de las víctimas”.

CoPPA se muestra muy de acuerdo con esta afirmación, que además va muy en línea con la reciente presentación por parte de esta entidad de una propuesta dirigida al Observatorio contra la Violencia de Género y Doméstica, del Consejo General del Poder Judicial, precisamente con el fin de que las guías de intervención judicial en estos contextos de violencia incluyan también criterios útiles para jueces y juezas en aquellos procedimientos en los que existan animales implicados.

Por último, el nuevo documento plantea también la necesidad de abordar otros protocolos muy necesarios, como la valoración no urgente del riesgo o el abordaje del riesgo de los menores, avances que igualmente son aplaudidos por la red multidisciplinar de expertos integrados en CoPPA, y por los que esta entidad ha querido manifestar su satisfacción y agradecimiento.

Repercusión en medios:

Law&Trends: Médicos forenses incluyen la agresión a terceras personas y/o animales como indicador de riesgo en violencia de género.

Animal’s Health: Incluyen la agresión a animales como indicador de riesgo en violencia de género.