Mayo, 2021.

Sandra Guaita, Cristina Narbona y Vanessa Angustia durante la presentación del evento.

El pasado 29 de Abril tuvo lugar en el Senado de España el Foro «Violencia de género: cuando se agrede a la víctima a través de sus animales«. Uno de los objetivos del evento, organizado por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales, (APDDA), CoPPA y el propio Senado, era exponer la problemática que presenta este tipo de violencia psicológica y de control que, a pesar de causar un gran y profundo daño a las víctimas, sigue sin tener una respuesta adecuada desde los distintos poderes públicos ni encontrarse debidamente reconocida a nivel legislativo. Por este motivo, durante el foro se ofrecieron también una serie de propuestas concretas para cubrir este vacío.

El evento, de dos horas de duración, pudo seguirse en directo a través de la plataforma zoom y está disponible en seis vídeos (cada ponencia por separado) en el canal de YouTube de APDDA.

Sandra Guaita, Cristina Narbona, Vanessa Angustia, María G. Lacabex, Josefina Bueno, Raquel Aguado, Conny Duarte y Leticia Badiola en la escalera del Senado.

Inauguración

Vanessa Angustia

La mesa inaugural estuvo presidida por la vicepresidenta primera del Senado, Cristina Narbona, miembro de APDDA, que resaltó durante su intervención la importancia de los animales de familia para las personas que conviven con ellos y señaló la «interdependencia que existe entre el bienestar animal y el bienestar de los seres humanos«.

La diputada y coportavoz de APDDA, Sandra Guaita, presentó brevemente el trabajo de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales y recordó la importancia clave que tiene la educación en la empatía para prevenir situaciones de violencia y «conseguir adultos empáticos, con los animales y con el resto de humanos«.

La exsenadora y miembro de APDDA Vanessa Angustia empleó su intervención para recordar cómo surgió en el año 2017, en el marco del pacto contra la violencia de género, la iniciativa de trabajar en este terreno teniendo en cuenta la violencia ejercida a través de los animales, y que ahora daba sus frutos con la celebración de este Foro.

Cuatro perspectivas de un problema con múltiples caras

Realidad, instrumentalización e impacto del maltrato animal en contextos de violencia de género

Raquel Aguado

La primera ponencia del día estuvo a cargo de Raquel Aguado, psicóloga miembro de CoPPA, especialista en dependencias emocionales, relaciones abusivas y violencia de género. Aguado hizo un recorrido sobre algunos de los estudios científicos que, en diferentes países, han mostrado que un porcentaje sustancial de mujeres víctimas de violencia han sufrido el maltrato hacia sus mascotas por parte de sus parejas agresoras. Estos actos y las amenazas de dañar o matar a sus animales son además cometidos para intimidarlas, hacerlas sufrir, silenciarlas y coaccionarlas.

«El impacto psicológico para la mujer derivado de la situación de violencia hacia su animal puede resultar en síntomas de estrés post-traumático, hipervigilancia, insomnio, problemas cognitivos, recuerdos intrusivos, indefensión aprendida, síntomas depresivos o ansiedad«, señaló Aguado.

La psicóloga también hizo hincapié en alertar sobre la importancia de tomar en cuenta el maltrato animal en las evaluaciones de riesgo. Como evidencia CoPPA en su revisión de estudios científicos, el maltrato animal en los contextos de relaciones abusivas es un indicador tanto de la escalada en la violencia como de una destacada peligrosidad del agresor.

Detección de la problemática en la atención, acompañamiento y recuperación de las mujeres en situación de violencia de género

La abogada Soledad Monserrat expuso durante su intervención casos concretos, ejemplificativos en este campo, que conoce a través de su trabajo en servicios de atención a víctimas de violencia de género. Monserrat señalaba que este tipo de violencia podría ubicarse en el marco de la violencia psicológica, «pero no me parece suficiente. Debería ser contemplada e incluida como una forma más de violencia hacia las mujeres por parte de los estados».

La abogada relataba también que las amenazas y agresiones de la pareja a sus animales no suelen ser denunciadas, por el temor de las mujeres en situación de violencia a no conseguir nada con la denuncia «y por las dificultades de proporcionarse protección, tanto a la mujer como a su animal de compañía. Es fundamental el reconocimiento de este tipo de maltrato por parte de los profesionales que intervenimos para no revictimizar a la mujer y a su entorno«.

La abogada Soledad Monserrat intervino de forma virtual

Valoración del riesgo y medidas de protección judicial de la víctimas en contextos de violencia con animales implicados

«Nuestro trabajo ha de empezar luchando porque una protección integral de la violencia de género incluya todos aquellos elementos que rodean a la víctima para evitar que el ordenamiento jurídico intervenga de forma tardía e ineficaz«, así se expresaba la Magistrada del Juzgado de Violencia de Género nº 1 de Bilbao, Leticia Badiola.

A través del maltrato animal se ocasiona un daño directo a las víctimas, y a causa de la ausencia de una norma expresa que haga extensiva las medidas de protección a sus animales, «se tiene que utilizar toda una ingeniería judicial para protegerlos«, señalaba Badiola.

La Magistrada recordaba que la protección integral de las víctimas es «uno de los pilares de todas las leyes de protección contra la violencia de género«. Pero, para que esta sea efectiva, será necesario incluir una previsión legal que haga extensivo el ámbito de protección «a todos aquellos seres vivos que puedan aumentar su sufrimiento, y uno de ellos es el animal«.

Leticia Badiola, María G. Lacabex, Josefina Bueno y Raquel Aguado

Conclusiones y propuestas

«Abordar una cuestión tan concreta dentro de un problema tan complejo y de tal magnitud como es la violencia de género, puede parecer a priori chocante. Pero lo que estamos haciendo al tratar esta perspectiva es precisamente un ejercicio de reivindicación de esa complejidad«. Así comenzaba su intervención la abogada María G. Lacabex, asesora jurídica de CoPPA, cuya ponencia estuvo enfocada en propuestas concretas para la gestión y prevención de este tipo de situaciones.

«La utilización de los animales como medio para victimizar a seres humanos es solo una parte del problema, que no puede ser obviada si lo que pretendemos es prevenirlo. Como tal debe ser abordado tanto con legislación, como con procedimientos y recursos. Hay que ir dando pasos con acciones y medidas que tampoco suponen tanta dificultad, simplemente hace falta ver su necesidad con claridad y mantener siempre una visión integral«.

En el ámbito de la prevención, por ejemplo, esencial para este tipo de delitos, Lacabex recordó la importancia que tienen las inhabilitaciones. «Una de las propuestas que defendemos es la inhabilitación especial, no solo para la tenencia sino para la convivencia con animales, y también para la tenencia y porte de armas«, explicó la abogada.

La dureza de los testimonios

Josefina Bueno, moderadora del foro

Si bien no de forma directa, las vivencias de las mujeres víctimas de este tipo de violencia estuvieron presentes durante todo el foro a través de las voces de las ponentes. Las especialistas expusieron situaciones extraídas de su experiencia profesional que, a pesar de causar sufrimiento extremo, en pocos casos llegan a conocerse o denunciarse.

«Hemos conocido un poco más sobre una problemática compleja que hace sufrir a las mujeres y al entorno familiar cuando el agresor utiliza todos los medios a su alcance para agredir a la víctima«, señalaba la presidenta de la Comisión de Igualdad del Senado y miembro de APDDA Josefina Bueno, que moderó el evento.

«Desde el feminismo nos ha costado mucho hacer entender a la sociedad que un maltratador no puede ser un buen padre. Aquí ha quedado constancia de que un maltratador tampoco puede tener ni convivir con un animal«, concluía la senadora.